• http://ciso.cl/index.php/item/98-reflexiones-en-torno-a-la-educacion-superior-conversatorio-con-salvador-malo
  • Lanzamiento educación laica en Concepción
  • Banner-04
  • Banner-01

La Nueva Educación Pública

Entrevista realizada a nuestro Director Gabriel Peralta en el número 459 de la revista Occidente y transcrita en forma íntegra.

"Este año también va a ser muy sensible en debates nacionales, particularmente por la discusión nacional sobre el tema educacional, específicamente en torno al proyecto que debiera articular a la Educación Pública básica y media, lo que coloquialmente se ha conocido como la 'desmunicipalización'.

Indudablemente también habrá muchos cruces de visiones, miradas y paradigmas sobre la educación, donde es esperable que el conjunto de actores e intereses puedan tener un amplio espacio de participación, como ya ha ocurrido con la invitación del Ministerio de Educación a diversos centros de estudios, entre ellos el CISO, Corporación de Investigaciones Sociales, con el cual Revista Occidente dialogó a través de su Director, Gabriel Peralta."

 

P: Siempre el primer paso en una tarea de generar proyectos tiene que ver con el diagnóstico de lo que quiere modificarse, en este sentido ¿cuál es la visión que ustedes tienen de la actual realidad de la Educación Pública chilena?

G.P.: Hace mucho tiempo que hay un diagnóstico sobre la Educación Pública que afirma que está en franco deterioro en temas de calidad y formación de profesores; siendo tan así que se ha instalado la creencia social de que Educación Pública es sinónimo de mala educación y educación privada sinónimo de buena calidad.

Por lo tanto, los padres si quieren que sus hijos tengan buena educación no piensan en la Educación Pública. Aquí se ha destruido un bien público que es de primer orden para una sociedad. La Educación Pública es por excelencia un bien que construye humanidad, inclusión y en definitiva comunidad, principios como la solidaridad, tolerancia y respeto al prójimo. A veces es mirada a menos, y en cambio es un ámbito fundamental porque es la base para una sociedad y un país progresista. Muchas veces se prioriza la profesionalización y no la base de construir humanidad, lo que a la larga destruye la sociedad porque no es integrada, produciendo discriminación y con ello la destrucción de la sociedad e institucionalidad democrática.

La educación cumple el rol de agregar valor. Esto nos lleva a pensar que las actuales iniciativas de este gobierno se valoran, porque justamente la mirada está puesta en fortalecer la Educación Pública, que tenga una capacidad de exigir un estándar de calidad para todo el país.

 

P: Uno de los fundamentos del actual sistema es asignarle un rol subsidiario al Estado, definición que está siendo muy cuestionada. Desde su punto de vista ¿cuál es el rol del Estado en un nuevo modelo?

G.P.: El rol que le corresponde al Estado es ofrecer una educación de excelencia académica y formativa y que llegue a los sectores más desposeídos de recursos económicos, que son los que actualmente reciben la peor educación. Por lo tanto tiene la obligación de revertir esta tendencia actual de ser un espectador subsidiario. Dejar el papel de subsidiaridad significa por el contrario hacerse cargo en su totalidad, entre ellos contar con mayores inyecciones de recursos.

 

P: Este nuevo papel del Estado central en la Educación Pública significa también pensar en un nuevo papel de los municipios. ¿Qué espacio queda para el actuar de las municipalidades como agentes educadores?

G.P.: Le asigno la mayor de las importancias. No compartimos hablar de desmunicipalización, porque sí queremos mantener cerca a la comunidad para aportar a la calidad de la educación. La municipalidad juega un papel relevante, y por lo tanto es un aliado estratégico en esa materia. Todos debemos ser parte de un engranaje con un lugar para cada uno.

Hay que fortalecer el interés colectivo, que se complemente con el interés individual, para tener en definitiva mejores personas. Así nos podremos entender en medio de la diversidad, produciendo integración, lo contrario es seguir con el desequilibrio social.

Hay que construir colectivamente, a diferencia de la sociedad individualista que apunta a que cada uno se salva solo. Porque cuando nos educamos con el aporte del Estado tenemos la visión de compromiso social y eso funciona con una lógica diferente.

 

P: Así como usted plantea que deben existir muchos actores que se conjuguen para aportar a la Educación Pública ¿Qué pasa con el rol de las comunidades educativas en este proceso?

G.P.: Es de la mayor importancia, hoy en día todo se construye en red, interconectados, y eso se tiene que reflejar en el mundo real para que nos sintamos parte de una formación de comunidad.

Debemos darle mayor importancia a la comunidad, para que estén involucradas en el proceso educativo, que asuman responsabilidades, que se les tome en cuenta de forma real.

Se proponen los Consejos Locales, que es una de las propuestas del Proyecto y que es de carácter consultivo, por lo tanto se debería fortalecer la promoción de otras figuras de participación más integradas, como aporte al proceso educativo, lo que genera más compromisos del conjunto de la sociedad.

 

P: Así también hay otros actores que son fundamentales, como los profesores. ¿Qué se propone al respecto para su fortalecimiento?

G.P.: Este es el tema fundamental, porque podemos tener todo funcionando, pero el sujeto que va a educar es el aspecto clave. Se puede fortalecer más el rol del profesor para que efectivamente la nueva Educación Pública logre los objetivos que se plantea. Pensamos que en el proyecto de ley se debe hacer mención a la formación de profesores.

Uno de los problemas que debe abordarse en la carrera docente son los criterios para formar profesores, ojalá en forma clara y explícita, sobre todo por la explosión de carreras en el conjunto de universidades, donde existen muy bajas exigencias y criterios de entrada.

 No cualquier universidad debiera formar profesores. Así también el nivel de remuneraciones debe ser acorde a la importancia que tiene, lo que dista mucho en la actualidad donde tenemos a muchos profesores que están en situaciones precarias.

 

P: Otro aspecto clave en la nueva Educación Pública es el diseño del Curriculum ¿Por dónde debieran transitar los pilares de un nuevo formato curricular? 

G.P.: La apuesta debe ser sobre la base de un curriculum nacional y que se construya diversidad a través de servicios locales, donde cada región debiera hacer su aporte. Yo creo que en la educación básica y media no cobra tanta relevancia como en la educación superior. Los primeros años deben ser homogéneos y va aumentando la diversidad en la medida que el estudiante avanza en su proceso educativo.

Hay que asumir eso sí que en el proyecto no quedan claras las definiciones curriculares, ya que el énfasis está puesto en el modelo de gestión.

Todos los Derechos Reservados